thecuban5.org > Últimas Noticias > Bienvenidos a la guerra de Estados Unidos contra el terrorismo… (¿o contra los que combaten el terrorismo?)

Bienvenidos a la guerra de Estados Unidos contra el terrorismo… (¿o contra los que combaten el terrorismo?)

Stephen Kimber
2011-10-06

El viernes 7 de octubre, René González se convertirá en el primero de los Cinco Cubanos en salir de las prisiones norteamericanas. En 2001, los Cinco fueron hallados culpables en Miami de espiar para Cuba. Cuba insiste en que ellos estaban – justificadamente – tratando de evitar que los exilados anticastristas lanzaran ataques terroristas contra su patria. Los Cinco desde entonces se han convertido en héroes en Cuba, y su caso ha desatado una controversia internacional – como lo ha hecho la puesta en libertad de René.  La semana pasada, la misma jueza de la Florida que originalmente lo sentenció, decidió que René debe permanecer en la Florida durante su libertad condicional en lugar de aprobar su solicitud de regresar a casa, a su familia en la Habana. ¿Por qué?

En vísperas  de la liberación de René González el viernes de una cárcel norteamericana – pero no de la prisión en la que Estados Unidos ahora se va a convertir – vale la pena que recordemos los terribles crímenes que él cometió.

¿Por qué fue sentenciado a 15 años de prisión? Y ¿por qué los funcionarios norteamericanos ahora insisten en que él cumpla su libertad supervisada en la Florida en lugar de hacerlo en la Habana?

En 1998, González – un miembro de la red de los Cinco Cubanos – fue acusado de no registrarse formalmente como agente de un gobierno extranjero.

Culpable del cargo que se le imputa.

En diciembre de 1990, González se “robó” un pequeño avión de un aeropuerto en la Habana y “desertó” hacia la Florida. Como es lógico, él no les dijo a las autoridades que era un agente de la inteligencia cubana cuya misión era infiltrarse en los grupos de exiliados de Miami.

La razón por lo que no lo hizo – y en primer lugar la razón por la que fue enviado a la Florida – fue que las autoridades de Estados Unidos en muy raras ocasiones acusan a los exiliados cubanos, ni siquiera a aquellos que violan claramente la Ley de Neutralidad que prohíbe organizar ataques armados a otro país desde territorio norteamericano.

Cuba, por supuesto, no es el único país que envía agentes clandestinos a otros países para proteger de ataques a su patria. Consideremos… bueno, ¿qué tal Estados Unidos después del 11 de septiembre? ¿Cuántos agentes norteamericanos están actualmente operando de forma secreta dentro de Paquistán porque el gobierno de Estados Unidos cree que Paquistán es incapaz o no desea resolver las amenazas terroristas allí? ¿Cuántos de estos agentes se han registrado ante las autoridades paquistaníes?

Vale la pena también señalar que Estados Unidos ha tratado con otros agentes extranjeros no registrados. El año pasado, 10 rusos se declararon culpables de ser durante largo tiempo agentes de Moscú dentro de Estados Unidos. En lugar de enviarlos a prisión, las autoridades norteamericanas los enviaron a casa en un intercambio por cuatro extranjeros que los rusos habían acusado de espionaje.

La Guerra Fría se terminó. Excepto, por supuesto, cuando la guerra caliente-fría involucra a Cuba. Bienvenidos a la guerra de Estados Unidos contra los luchadores contra el terrorismo.

Además de negarse de una forma criminal a decirle a las autoridades norteamericanas que él no era un “luchador por la libertad”, René González también fue acusado de… ¿“conspiración general”?

A pesar de los miles de documentos incautados y de los dos años de vigilancia previos al arresto, los fiscales no pudieron presentar ni la más mínima evidencia de que González hubiera alguna vez robado – o tratado de robar, o incluso pensado en robar – algún secreto estatal de Estados Unidos.

Así que ellos lo acusaron de… conspiración general. Lo que aparentemente significa que si ellos no pueden arrestarte por lo que tú estás haciendo, ellos lo hacen por lo que tú estás pensando… o por lo que ellos piensan que tú estás pensando.

¿Qué hizo realmente René González?

Mientras investigaba para un libro sobre los Cinco, me pasé meses absorto en la lectura de más de 20 000 páginas de los transcritos del juicio y otras evidencias.

Aquí está lo que  los registros muestran que René González hizo.

Infiltró – e informó a la Habana – una organización exilada cubana llamada
Partido Unidad Nacional Democracia, o PUND.

El PUND se entrenaba en la Florida  para ataques armados contra Cuba. Lo hacían abiertamente. En 1995, el FBI interrogó a miembros del grupo en relación con un complot – pero los puso en libertad sin acusarlos de nada.

González también infiltró Hermanos al Rescate, un grupo supuestamente humanitario que alardeaba de sus incursiones ilegales en el espacio aéreo cubano.  Gracias a González y a otros agentes, la Habana supo que:

• El fundador de Hermanos al Rescate, José Basulto, estaba averiguando acerca de la compra de aviones de combate de uso checos;
• Los aviones de Hermanos al Rescate querían utilizarse para un ataque en pleno vuelo a un avión en el que iría Fidel Castro a Naciones Unidas;
• Los miembros de Hermanos al Rescate probaron armas antipersonales para un posible uso en Cuba.

Y González se infiltró en otro grupo supuestamente pacífico –  Movimiento Democracia—cuyos miembros abiertamente violaban las aguas territoriales cubanas.

Durante su tiempo como agente en la Florida, González incluso sirvió por un corto tiempo como informante del FBI. Un miembro del PUND lo había reclutado para trasladar cocaína de Puerto Rico a la Florida para recaudar dinero para la compra de más armas para atacar Cuba. González pasó el dato al FBI.

Basado en la evidencia, esta es toda la “conspiración general” de René González.

Los fiscales norteamericanos estaban tan inseguros de su caso de conspiración que le ofrecieron a René un incentivo aún más dulce – y más amargo – para que se declarara culpable y obtuviera una sentencia más leve antes del juicio.

En un momento, ellos lo tentaron con la posibilidad de evitar el juicio declarándose culpable de un solo cargo: ser un agente no registrado. Pero “el último párrafo del borrador del acuerdo,” recuerda González, incluía “una no muy velada invitación a considerar que el estatus de residente de mi esposa estaba en juego”.

González dibujó un dedo del medio en el espacio que habían dejado para su firma.

Al día siguiente, 16 de agosto de 2000, agentes de inmigración detuvieron a su esposa. En un esfuerzo final por hacerlo cambiar de opinión, la llevaron a ella – ahora vestida con el traje naranja de presa – a visitarlo a la cárcel. Cuando él no se ablandó, la deportaron. A René no le han permitido verla desde entonces…

René González ahora ha cumplido su condena. Ha estado en prisión desde su arresto en 1998. Pasó sus primeros 17 meses en confinamiento solitario. Ha sido, según todos dicen, un prisionero modelo. Ha estudiado economía, ha comenzado a correr, incluso completó unas cuantas carreras de medio-maratón en su prisión de media seguridad. Como lo requieren las leyes de la Florida, él tenía que cumplir el 85%  de su sentencia dentro de la prisión antes de que se le otorgara la libertad supervisada.

Ahora él quiere ir a casa, a la Habana, a ver a su familia.

No existe ningún beneficio público en obligarlo a cumplir su libertad supervisada en la hostil Florida. Él no tiene la más mínima intención de “reintegrarse” a la sociedad norteamericana, y puede estar en peligro físico por parte de los vengativos exiliados. Aún así los fiscales se opusieron a su solicitud. La misma jueza que originalmente lo sentenció se puso de parte de los fiscales.

El tema es que González continúa defendiendo lo que él hizo.

“No tengo ninguna razón para arrepentirme”, dijo González en su audiencia de sentencia original. Condenó la hipocresía del sistema de justicia norteamericano por acusarlo a él y a sus compañeros por el hecho no criminal de tratar de proteger a su país de los ataques terroristas mientras ignoraba los crímenes reales de los terroristas del exilio como Luis Posada carriles y Orlando Bosch que siguen estando acusados del atentado en pleno vuelo en 1976 de un avión de Cubana de Aviación que asesinó a 73 personas, y  una serie de atentados en 1997 a instalaciones turísticas cubanas que asesinó a un canadiense.

Así que el viernes René González será liberado de su prisión física pero no de la otra, la psíquica.

Bienvenidos a la guerra de Estados Unidos contra el terrorismo… (¿o contra los que combaten el terrorismo?) Continuará…

Stephen Kimber es un periodista canadiense que actualmente escribe un libro sobre los Cinco Cubanos. Puede leer más en su website: cubanfive.ca

This entry was posted in Últimas Noticias. Bookmark the permalink.

Comments are closed.